Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
POLEMICO PROYECTO "RESULTADO TECNICO"
"Creo que más que resultados técnicos positivos, se debe exigir solvencia. El proyecto de la Super parte de un diagnóstico acertado (un deterioro de la solvencia del mercado asegurador), pero llega a decisiones desacertadas", dijo Lionel Moure, socio a cargo del área de seguros en Deloitte.
1 de enero de 2007
Por estos días trascendió un proyecto de la SSN que forzaría a las compañías a corregir sus resultados técnicos deficitarios. Básicamente el proyecto establece que si una compañía registra en determinados ramos un resultado técnico negativo durante dos trimestres consecutivos, deberá informar qué medidas adoptará para revertir ése resultado. Ese plan, por así llamarlo, deberá estar firmado por un actuario. Y si la compañía no cumple, será sancionada.
El proyecto está bajo discusión y análisis y entraría en vigencia a partir del ejercicio 2006/2007, o sea el próximo 1 de julio.
Dos datos a tener en cuenta sobre este tema: por un lado, a diciembre de 2005, sobre 63 aseguradoras que operan en el ramo automóviles, 49 registran resultados técnicos negativos. Por otro lado, el resultado técnico, básicamente es la diferencia entre las primas recaudadas y el importe sumado de siniestros y gastos.
Este proyecto, si toma el Resultado Técnico en forma pura, forzaría a las compañías a subir las tarifas violentamente (en una época en que el Gobierno está luchando contra la inflación) o a reducir sus gastos también violentamente.
Sin embargo el proyecto no contemplará el resultado técnico puro sino que habrá un nuevo resultado técnico recalculado que contendrá componentes del resultado financiero.
El proyecto es muy polémico: hay quienes dicen que la Súper sólo debe controlar la solvencia sin meterse en los resultados de cada aseguradora.
Para hablar del tema, Pool Económico convocó a Lionel Moure, socio a cargo del área de seguros en Deloitte.
"Yo no veo que en el fondo haya nuevas responsabilidades con este proyecto. Lo que se haría es plasmar más formalmente en los libros de las compañías la obligación de tarifas técnicas suficientes, y pedir explicaciones en los casos en que los resultados técnicos negativos sean recurrentes –introdujo Moure-. Yo creo que está bien que las aseguradoras deban informar la composición de tarifa, cómo la determinaron y que deba ser autorizada. Ahora, pedir corrección del resultado técnico negativo no me parece lo más adecuado. Aún así creo que la intención de este proyecto es incentivar resultados técnicos positivos".
Moure dijo que cree que el problema de fondo de este asunto es la solvencia: creo que lo que se está viendo es un deterioro de la solvencia del mercado asegurador y ahí es donde habría que hacer foco de control. En Europa se estableció un concepto diferente de solvencia, que se llama Solvencia 2. Cambian el concepto de cómo debe ser la solvencia de una compañía. Primero hay cuestiones cuantitativas (cómo invierte la empresa, cómo administra sus riesgos, sus siniestros, etc) y todo eso se traduce en cuestiones cuantitativas que indican cuánto tiene que ser el capital de la compañía en función de esos riesgos. Creo que se debe exigir solvencia y no resultados positivos".
Según el socio de Deloitte, el proyecto de la Superintendencia de Seguros de la Nación parte de un diagnóstico acertado (en cuanto al deterioro de la solvencia), pero llega a decisiones desacertadas: "Me parece que es demasiado ambicioso y que no va a salir finalmente así como está ahora. Habrá negociación y un largo debate", auspició Moure.