Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
PREVENCION DE LAVADO DE DINERO: EL COSTO PARA LAS ASEGURADORAS
"Estamos obligados a generar una estructura específica para atender la prevención del lavado que implica la implementación de procedimientos operativos, capacitación interna y externa, y adecuación de bases de datos", enumeró, entre otros costos, Alejandro Asenjo, gerente de finanzas de La Segunda.
1 de enero de 2007
El lavado de dinero representa en el mundo entre 500 y 650 mil millones de dólares al año, según cálculos del Fondo Monetario Internacional, lo que equivale al 2 por ciento del PBI mundial. Aproximadamente 400 mil millones provienen del tráfico de drogas.
Los sectores utilizados para el lavado de dinero son el bancario y cambiario, mercados de capitales, seguros, inmobiliario, juegos y actividades comerciales en general.
En el 2000, la Argentina se sumó al listado de países que cuentan con legislación específica para la prevención del lavado de dinero, con la sanción de la ley 25.246 que crea la UIF, la Unidad de Información Financiera, para vigilar las operaciones de lavado de dinero del país.
Están obligados a informar a la UIF las operaciones "sospechosas o inusuales", los bancos, casas de cambio, AFJP, tarjetas de crédito, casas de juego, agentes de bolsa, aseguradoras, productores de seguros, peritos y liquidadores de seguros, el Banco Central, la AFIP, la Superintendencia de Seguros, entre otros actores y reguladores.
Quienes no cumplan con esta obligación de informar son pasibles de sanciones económicas y penales.
Los aseguradores no objetan la prevención del delito, pero sostienen que la norma es ambigua en sus puntos críticos y que les suma una carga administrativa importante y costosa.
Para analizar el tema, estuvo en Pool Económico Alejandro Asenjo, gerente de finanzas de La Segunda: "La norma básica establece que se conozca al cliente desde los datos hasta la documentación. Hay requisitos de información generales que hay que pedir más allá del monto del seguro a contratar y hay requisitos de información adicionales", dijo.
Asenjo aclaró una diferencia: "para los seguros de vida con rescate y los seguros de retiro, se requerirá información adicional por parte del suscriptor cuando la operación supere los 30 mil pesos de prima: En cambio, para los seguros patrimoniales, es a partir de los 50 mil".
"Las compañías aseguradoras están obligadas a generar una política en materia de lavado de dinero que debe ser aprobada y se deben implementar muchos procedimientos operativos que cruzan transversalmente a toda la compañía. Esto implica la creación de una estructura específica para atender la prevención del lavado y para ello es necesaria una capacitación interna y externa muy importante. En nuestro caso, por ejemplo, se trata de capacitar a más de 1.200 productores diseminados por todo el país. Además, hay que crear políticas, aplicarlas, controlarlas y actualizarlas. También hay que hace una adecuación de las bases de datos", enumeró Asenjo en referencia a los costos que esta actividad implica para las aseguradoras. Pero según el gerente de finanzas de La Segunda, "lo que más se complica es el proceso de suscripción de seguros" y "el que sufre más el traumático es el productor asesor".
"Si una persona solicita un seguro de más de 50 mil pesos, entraría en el rango en que tengo que requerir información adicional para cumplir con la norma", dijo Asenjo.
El gerente de finanzas de La Segunda diferenció, además, entre los productores que trabajan exclusivamente con una sola compañía y los que trabajan con muchas: "los primeros pueden trabajar en colaboración con la compañía y compartir la estructura de información que la misma está generando. El problema lo tiene los segundos, que deben generar su propia información y base de datos. Ellos deben analizar muy bien el tema de los costos", advirtió.
"De las más de 800 denuncias que ya se hicieron sobre operaciones sospechosas, sólo el 0,7 por ciento provienen del sector asegurador. Las denuncias en general emanan de la AFIP y de las entidades financieras. Los seguros no tienen todavía muchas denuncias, a lo mejor porque esto recién empieza", concluyó Asenjo.