Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
NEGOCIACION POR LA SUBA DE CAPITALES MINIMOS
Carlos Tanghe, presidente de ADEAA, dijo que "las cifras que se hablaron al principio surgieron de un equívoco" y que "la idea es hacer algo, pero que esté acorde al mercado de seguros".
1 de enero de 2007
Las cámaras empresarias de seguros presentaron un fuerte y generalizado rechazo a varios proyectos elaborados por la Superintendencia de Seguros de la Nación, fundamentalmente al proyecto para modificar los capitales mínimos exigidos a las aseguradoras para operar, al que califican como "descolgado" y "extemporáneo". Para analizar el tema, Pool Económico convocó a Carlos Tanghe, presidente de la Asociación de Aseguradores Argentinos(ADEAA).
"A lo mejor la palabra ‘rechazo’ es un poco fuerte, en el sentido que lo que nosotros queremos es abrir el campo de la discusión cada vez que se desatan estos temas. Ocurre que los organismos de contralor, en este caso la Superintendencia de Seguros, tiene por función preocuparse por la salud financiera y económica del mercado y tiene ingerencia en los temas de solvencia de las compañías de seguros. Es por eso que siempre se habla de adecuar o de permanentemente sufrir adecuaciones en los capitales mínimos que están rigiendo para operar en seguros. Ahora, la compañía de seguros tiene su permanencia en el mercado, capitales que van de 3 a 10 millones de pesos (que en su momento fueron pesos/dólares), pero en realidad el régimen de solvencia, o régimen de capitales mínimos, se basa en la operatoria de las compañías que deben tener un capital en función al volumen del negocio que están operando y de la calidad. A veces puede ocurrir que a un mismo nivel de negocio, si los resultados son malos, las exigencias de capitales sean mayores. Entonces, eso que se domina régimen del margen de solvencia, es lo que normalmente la mayoría de las entidades aseguradoras tienen: un capital que se les va marcando con esa pauta. Inclusive todas han tenido aumentos", introdujo Tanghe.
Cuando se habla de capital mínimo, se habla del capital mínimo operativo que una compañía debe tener al inicio de sus operaciones: "esto es porque se sobre entiende que una compañía cuando empieza no tiene volumen de cartera, tal vez no conozca el mercado, tiene fuertes gastos iniciales como cualquier emprendimiento, etc. Entonces, se pone un capital mínimo nominal para poder abrir una inversión", completó Tanghe.
El presidente de ADEAA habló de solvencia: "las compañías de seguros son solventes, en primer lugar, si tienen un buen nivel de tarifas; si el precio que cobran está adecuado al riesgo que asumen. Evidentemente, si uno trabaja por debajo del costo, a la larga no va a tener solvencia. En segundo lugar, una vez cobrada una tarifa adecuada, lo que interesa es que se constituyan reservas con esas tarifas. Todos sabemos que, en el negocio de seguros, las compañías no hacen los pagos de indemnizaciones inmediatamente. Muchas veces hay causas judiciales, reclamos donde hay que determinar responsabilidad, etc. Una gran parte de la siniestralidad de las compañías de seguros se administran durante un cierto tiempo hasta que se paga. Es por esto que es muy importante que las compañías tengan ese nivel de reserva bien constituidas y bien invertidas para ese momento. Y recién en tercer lugar el capital vendría a ser una garantía adicional, porque si las tarifas no fueron suficientes, o si el nivel de reserva no es el adecuado, se exige un capital adicional que responda en ese sentido", enumeró Tanghe.
En cuanto a tarifas y reservas, Tanghe habló de la postura y planteos a la Superintendencia por parte de ADEAA: "nosotros pensamos que la Superintendencia debe tener un control en el tema tarifario. Eso no significa que se tengan que fijar tarifas, sino simplemente que se analicen los resultados de las mismas. Puede intervenir, con la potestad que le da la ley, para indicarle a algún asegurador si está manejando mal sus tarifas. Debe intervenir y hacer vigilancia en ese aspecto, que es lo principal, ya que entendemos que todo empieza con la tarifa que uno cobra. En cuanto a reservas, por otro lado, hace tres años la Superintendencia incrementó el nivel de las reservas de los seguros que en este programa se han conversado. Eso significo un adicional de reservas que ya el mercado ha constituido, y evidentemente esa área está bien cubierta", aseguró Tanghe.
Además del proyecto de capitales mínimos, la SSN planteó otros sobre inmuebles y préstamos hipotecarios. En el primer caso, el punto más polémico fue el que establecía que no se podían computar en el activo los inmuebles alquilados: "todo comenzó porque la Superintendencia, a través de inspecciones, pudo detectar casos puntuales que a lo mejor estaban fuera de la normativa operativa de los seguros. Fue entonces que se generó una idea de mejorar la normativa de inmuebles para inversión, construcción, alquileres y prestamos hipotecarios. Este es un tema que se está desarrollando también basado en las necesidades que tiene el público de financiación para la vivienda y la baja del crédito bancario. Para muchos operadores puede ser interesante entrar en esa área, entonces la Superintendencia quiere marcar algunas pautas para el manejo de esas inversiones. El tema es que algunas se han considerado restrictivas porque todos sabemos que los mercados financieros son muy cambiantes y por eso las compañías necesitan tener una gran flexibilidad para el manejo de sus inversiones. De otra manera, no se pueden hacer operaciones convenientes para la compañía", opinó el presidente de ADEAA.
Volviendo al proyecto de aumento de los capitales mínimos, Tanghe aseguró que la relación con la SSN es muy buena, pero que están en etapa de negociaciones: "estamos en un punto de reuniones, de reelaboración de borradores para hacer algo en el tema de capitales mínimos. Las cifras de las que se hablaron al principio surgieron de un equivoco y no son las reales. La idea es hacer algo que esté acorde al mercado de seguros, porque hemos evolucionado al costo interno del mercado (el valor de los bienes, de las indemnizaciones, ha evolucionado a través de los costos, ese es el foco). La Superintendencia hizo un repaso de los números que puso inicialmente porque a veces uno, por cuestiones de práctica, pone números que no son para luego discutirlos. Debemos sentarnos ambas partes a debatir puntos clave", finalizó Tanghe.