Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
HECTOR VERON
El superintendente de Riesgos del Trabajo dijo que "se está consensuado un proyecto para la modificación de la Ley" y que esta "no será por decreto".
1 de enero de 2007
En Colegio Público de Abogados, el superintendente de Riesgos del Trabajo Héctor Verón dejó en claro que la intención de la SRT "es obtener una ley que proteja el bienestar psicofísico de los trabajadores, con un fuerte acento en la prevención, con reglas de juego claras para cada parte involucrada, y con un contenido actualizado de acuerdo a los avances de la ciencia, la economía y la técnica, pero puestos al servicio del hombre".
Antes de explicar cada punto susceptible de reforma, el superintendente mostró el panorama al cual se enfrenta el mundo con 1.200.000 muertes relacionadas con el trabajo, las cuales exceden los 999.000 fallecimientos por accidentes de tránsito, 502.000 producto de las guerras, 563.000 provocadas por la violencia y 312.000 a causa del SIDA. Además, destacó que en la Argentina, y sólo entre los trabajadores incluidos dentro del Sistema de Riesgos del Trabajo, se registraron 414.559 accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y 718 fallecimientos, "cifras que nos obligan a continuar trabajando en las reformas necesarias".
"También quiero aclararles que desde que asumí hace ya dos años estamos trabajando en los cambios de la ley, o sea que no pueden decirnos que sólo lo hicimos luego de los fallos de la Corte, aunque debo reconocer que estos nos empujaron a acelerar los procesos de reflexión y discusión", destacó.
Entre las reformas susceptibles, según su exposición, se encuentran:
- el incremento de la reparación económica para los accidentados
- la creación de comités mixtos por empresas, "nadie mejor que el trabajador para saber qué está ocurriendo en su lugar de trabajo, por lo tanto, habilitarlo para que debata con su empleador el mejoramiento de las condiciones de trabajo, nos parece esencial". Además agregó: "Si en todo caso no hay acuerdo, será el Estado el que participe para alcanzar ese objetivo".
- la participación de empresarios y sindicalistas, que supervisarán el control de las normativas.
- "Lo que nosotros pretendemos es que haya una sola ley, que se denomine de Salud y Seguridad en el Trabajo, y se apoye en la prevención y en la reparación de los accidentes de trabajo", sostuvo.
- que figuren en la nueva legislación los derechos y obligaciones de los trabajadores, las ART y los empleadores.
- hacer depender de la SRT a las Comisiones Médicas, que en la actualidad reportan a la Superintendencia de Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones.
- "todo lo relativo a la salud del trabajador debe estar contemplado en una sola ley, y para pretender una política estratégica y a largo plazo debería actuarse en forma conjunta con el Ministerio de Salud y el de Educación".
- "es urgente la reformulación de la política de inspecciones".

El proyecto de Ley de Riesgos del Trabajo elaborado por los equipos de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo data de mediados de octubre de 2004, y fue elevado a consideración de la cartera de Trabajo, donde recibió algunas correcciones y puesto a la consideración del presidente de la Nación.
Para hablar sobre este y otros temas, Héctor Verón estuvo en Pool Económico: "se ha trabajado en principio sobre algunos alineamientos que ha pedido la Superintendencia, donde ha habido modificaciones y consultas. Es cierto también que hay muchos proyectos dando vuelta. Desde un proyecto del Gobierno, se ha dado a conocer el tema de crear un frente mixto en la faz preventiva y aumentar las indemnizaciones. Apuntando un poco a los dictámenes de la Suprema Corte de Justicia, que esto ha tenido algunas modificaciones. No puedo hablar en términos precisos y mucho menos de montos, porque esto debe tener una gran discusión como todas las leyes", introdujo en superintendente.
Un tema que a los empresarios y aseguradores les preocupa es qué opción se está manejando para el reclamo: "en principio, el trabajador si o si va a tener que recibir toda la atención dentro sistema. La opción vendrá después. La discusión está por si es cúmulo o no es cúmulo. Esto está en debate en el Congreso y va a ser uno de los grandes temas de discusión", dijo Verón y agregó que esta definición no va a ser por decreto: "yo creo que el presidente Kirchner ha llevado esto a la Suprema Corte. Se ha discutido, se han puesto los papeles sobre la mesa y se está consensuado", aseguró.
En declaraciones recientes, el superintendente dijo que "la industria del juicio no es más que un caballito de batalla de las asociaciones patronales" y opinó que "lo que se está pagando hoy por una muerte es miserable". En Pool Económico explicó a qué ser refería: "en un país y en una época en la cual estamos viviendo, donde el servicio de la población del ser humano está abarcado por la técnica y la ciencia, una muerte en el trabajo es un hecho inaceptable. Pienso y parto de la prevención, y después de los costos si es que se le puede poner un costo a la muerte. Los fallos de la Suprema Corte lo dicen con respecto al 39, ‘estamos pagando algo que no corresponde’. Realmente es muy duro para mi discutir los montos por una muerte y más por una muerte laboral. Indudablemente es muy bajo lo que se está pagando", expresó.
Por otra parte, respecto de la industria de juicio, "debemos retrotraernos antes del año 95", dijo Verón: "había empresarios a los que no les preocupa nada la prevención y otros sí. Indudablemente esto llevo a que ciertos empresarios llegaran a pagar un seguro. Muchas veces se decía ‘¿me haces juicio?’, entonces la solución era ‘te echo, haceme juicio desde afuera y te pago la indemnización por despido y el accidente de trabajo’. Esa es una solución muy fácil para los empresarios. Era no asumir, lo cual es un riesgo. Era eludir, que es una forma de no hacer prevención. Yo creo que volver a esto es inaceptable", aseguró el superintendente.
En el plano de prestaciones de salud, Verón cree que están haciendo un buen trabajo: "esto lo he declarado varias veces. El sistema de atención de accidentes ha mejorado mucho. Pero quiero recordarle que no solo hay accidentes sino que también hay enfermedades y estas no se diagnostican. Esa es una preocupación", advirtió Verón.
Pero el superintendente hizo mucho hincapié el la prevención: "estas cosas son totalmente prevenibles. Cerramos el debate en otros aspectos, cuando lo importante es discutir sobre maneras y mecanismos de prevención para que esto no ocurra más", declaró.
Verón revaloriza lo que se ha hecho en estos dos años frente al sistema de riesgo de trabajo: "por lo menos en el sistema de riesgo de trabajo, le puedo hablar de la Resolución 700, de un Plan de la reducción de accidentes mortales en todo el país, de una reducción de la siniestralidad en las Pymes (que son las que han levantado hoy en día el empleo de 4.700.000 a 5.400.000)", destacó.
Mediaticamente parece que hubiera una animadversión del Gobierno y de la Superintendencia con respecto al sistema, pero Verón negó una cualquier especulación al respecto: "para empezar, desde que asumí en el 2003 nunca dije que estaba en contra del sistema. El sistema necesita una rectificación en ciertos puntos y creo que es importante hacer modificaciones", aclaró.
Recientemente hubo mucha crítica de la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART) a una estadística que hizo la Superintendencia respecto a la calidad de la cobertura de las ART. Desde la UART se dice, por ejemplo, que estos indicadores no cumplen las reglas más elementales de la técnica estadística, que se pretende medir la calidad de la cobertura prestacional a través de una muestra de casos integrados por denuncias y no por una muestra que represente con fidelidad y de manera estadísticamente confiable, la totalidad de los casos atendidos: "hay números que se irán perfeccionando y podremos, con el tiempo, llegar a una estandarización –dijo Verón-. Inclusive la UART aceptó que se puede modificar. Estas cosas van a ir cambiando y el resultado va a ser otro distinto, seguro. Por otro lado, estamos hablando sobre la estadística del 2003 de 4.700.000 asegurados. Pero tenemos una cantidad de trabajadores en negro indudable cosa que no aparece en ninguna parte. En lo posible hay que orientar a la gestión del empleado y el del empleador, con la Superintendencia detrás, tratando de que esto se modifique", finalizó Verón.