Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
RIESGOS DEL TRABAJO: RECRUDECIERON LOS JUICIOS
Juan Carlos Mariani, abogado socio del Estudio Speyer-Mariani, certificó que "efectivamente recrudeció la cantidad de juicios laborales".
1 de enero de 2007
A mediados del año pasado, tres fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación declararon la inconstitucionalidad de artículos medulares de la ley de Riesgos del Trabajo. A principio de noviembre de 2004, el ministro de Trabajo emitió un documento con los lineamientos o núcleos centrales del proyecto de reforma a la Ley de Riesgos del Trabajo y se los envió a las cámaras empresariales y sindicales. En enero, el Gobierno dijo "que se había terminado la ronda de consultas y que el proyecto definitivo estaba a la firma del presidente", y que a la vuelta de la feria judicial se presentaría en el Congreso. Estamos a fines de marzo y todavía no pasó nada.
Pool Económico convocó a Juan Carlos Mariani, abogado socio del Estudio Speyer-Mariani, para hablar sobre el tema: "la discusión es entre la opción cúmulo o la opción excluyente. La opción cúmulo es que el trabajador puede acumular las dos alternativas legales para ser reparado. Pero este punto tiene más aristas porque está también la discusión sobre si se descontaría o no lo que hubiera recibido por la ley especial, y sobre si debería ir primero por la ley especial y, una vez votada esta, por la diferencia o por la vía civil. La opción excluyente, por su parte, es la que determina que la opción por una vía implica la renuncia a la otra vía", detalló el abogado.
El proyecto que se está tratando, según Mariani, tiene la línea de la opción excluyente, pero no de un modo convencional: "realmente no se considera excluyente. Hay un gris en esto, porque no está del todo claro, ni en el proyecto ni en toda la discusión, cuál es el momento en que el trabajador debe hacer la opción. Por esto, a diferencia del sistema anterior que era excluyente en serio, acá el trabajador puede llegar a tener prestaciones de un sistema (por ejemplo incapacidad temporaria y atención médica), lo cuál ya implica de por sí que recibe parte de la indemnización. Y por otro lado, en algún momento puede hacer uso de otra opción que sería exclusivamente para incapacidad permanente, la cual no es opción en el sentido clásico. Por lo menos no es el sentido en que fue reclamado por el sector empresario cuando se discutieron los puntos centrales de la reforma", aseguró Mariani.
Más allá del proyecto, y de si se logra hacer o no una modificación de la ley, el problema sigue sin solución y en los juzgados aparecen las consecuencias: "a mí no me gusta hablar de la industria del juicio. Prefiero decir hiperlitigiosidad. Efectivamente la cantidad de juicios laborales ha recrudecido", dijo el abogado. "El fallo más importante para la destrucción del sistema, si es que se habla de destrucción, es el fallo Castillo. El fallo de la competencia, el que dio la inconstitucionalidad de las comisiones médicas, del procedimiento administrativo previo que había creado la Ley de Riesgos, para la delimitación y la dilucidación de las incapacidades y la cuantía de las prestaciones. Como los trabajadores pueden ir entonces a los tribunales ordinarios en cualquier jurisdicción, lo que está pasando es que van sin pasar previamente por las comisiones médicas. Otra cosa que pasa es que el trabajador de pronto ya había cobrado, y ahora (si todavía está dentro de la prescripción que son dos años), va a la justicia para revisar su incapacidad", alertó Mariani, pero no se qué ahí: "te diría que hay una tercera alternativa que está preocupando bastante que es la famosa reagrabación. Se trata de aquellos trabajadores que hace 2, 3 ó 4 años tuvieron un accidente, que fue indemnizado a su tiempo, y que ahora considera que aparecieron secuelas nuevas vinculadas con aquel episodio. Con esto no nunca hay un cierre de las causas", aseguró el abogado.
Para concluir, Mariani describió otra de las situaciones que están oscureciendo el panorama de las ART: "la indiferencia de la concausa es igual de complicada. Si un trabajador está 20 años en un mismo trabajo, envejece naturalmente como todos. No por estar en el mismo trabajo, sino por el paso del tiempo. Si en su salud hubo deterioros naturales, pero si, por ejemplo, un tercio de su problema está relacionado con el ejercicio de su actividad, la indiferencia de la concausa dice que ese tercio abarca todo, por lo que corresponde hacer un reparo total el problema".