Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
ECONOMIA Y FINANZAS
“La devaluación es inexorable”
Lo dijo en Pool el economista José Siaba Serrate. Él y Claudio Zuchovicki analizaron la situación económica y financiera de la Argentina. Ambos coincidieron en que la expectativa de cambio tras las elecciones de 2015 puede mejorar el escenario actual. “Si bien desde el punto de vista económico la situación luce complicada, tenemos la expectativa de cambio político que podría generar ingreso de plata”, dijo Zuchovicki. “De hecho, la perspectiva de un cambio de régimen en 2016, es el más eficaz de los instrumentos que hay a mano hoy para estabilizar la situación actual”, confirmó su colega.
14 de octubre de 2014
Los economistas Claudio Zuchovicki, gerente de Desarrollo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y conductor del programa “Compro o vendo” de radio El Mundo, y José Siaba Serrate, consultor privado e histórico columnista del diario Ámbito Financiero, analizan la economía argentina en Pool Económico.

Pool Económico: Vamos a analizar un poco la economía y los mercados. ¿Cómo cerró la bolsa hoy?

Zuchovicki: Estaba ahí, tratando de rebotar un poquito. Por suerte rebotó en el mercado americano, que hacía falta. Es el que marca la señal y dio un poco de aire. El nuestro, más que un mercado accionario es un derivado del tipo de cambio. De acuerdo a la variación del dólar, se va moviendo el sistema. Si analizás la evolución de lo que va de octubre, está 20% debajo de los octubres anteriores -hablando de casi todas las acciones y casi todos los bonos- en un año en el que la bolsa estaba 100% arriba. O sea, subió 100%, corrige un 20%. Pero si mirás la evolución del dólar, de la nafta, de los precios desagregados de lo que venden las empresas que cotizan en bolsa, están exactamente igual. Hay un juego que no tiene que ver con el balance de las compañías, sino con la comparación de qué sube más, si la inflación, el dólar o la tasa de interés, y qué es refugio de valor para cada uno de estos activos. Ahí debate el mercado.

Pool Económico: En años recientes, los economistas que nos visitaron en Expoestrategas sintetizaban en pocas variables la evolución de la economía argentina y decía que había que prestar atención a dos cosas, “qué pasa con Brasil y qué pasa con la soja”, dos carros que ahora parecen estar con el caballo cansado. ¿Qué está pasando en ese aspecto?

Siaba Serrate: Yo diría que el default es un elemento que también entra en juego. Apareció ahora, después de que se había avanzado en la restructuración de la deuda. Entrar en default complica esas dos variables que nombraste.

La soja está en caída libre y Brasil está con muchas dificultades para abrirse paso. Tiene algunas expectativas favorables, montadas en la segunda vuelta electoral y en la posibilidad de que haya un cambio, de que triunfe Aécio Neves y haya un cambio en Brasil después de muchos años. Diría que la situación externa se ha ido complicando para la Argentina, en el sentido de que Brasil ha ido perdiendo bríos.

Para la industria automotriz Brasil era un elemento fundamental y claramente ha sentido el impacto de esa desaceleración.

En cuanto a la caída de la soja y de los precios de los granos en general, hay una supercosecha en Estados Unidos y un pronóstico de producción récord en trigo, maíz y soja, por lo que estamos viendo un problema nítidamente perfilado, recortado, que lo vamos a sentir el año que viene.

Pool Económico: ¿En cuántos billetes lo vamos a sentir? Porque una cosa es sentirlo en mil millones de dólares y otra cosa en diez mil millones.

Siaba Serrate: Más lo segundo que lo primero, claramente. Aunque el efecto todavía puede variar si hay alguna recuperación de los precios, la realidad es que hoy cualquier estimación se aproxima mucho al segundo número que dijiste. En una situación de crisis de balance de pagos sin resolver, que se ha ido agravando desde 2011, esto golpea donde duele.

Pool Económico: ¡Me estás asustando! Claudio, dice el Gobierno que no hay ninguna devaluación a la vista, pero con la brecha que hay entre el dólar paralelo y el oficial, ¿es posible que no haya devaluación?

Zuchovicki: No sé, lo veremos en el transcurso del tiempo. Lo que sí hay, por lo que decía José también, menos herramientas para tomar la decisión de cuánto va a valer el dólar. Hace dos años no había debate, el dólar iba a valer lo que el Banco Central quisiera que valga. Ahora hay debate, el dólar va a valer de acuerdo a las circunstancias del mercado.

Estamos viendo un proceso en el que lo que se está valorizando en el mundo es el dólar, contra todo: contra el petróleo, que está tocando su peor precio en los últimos tres años (con conflictos bélicos y todo); contra los cereales, que están 20 o 30% por debajo de sus máximos; también contra el euro, el real y el peso mexicano, que caen. Lo que está habiendo es una suba del dólar y eso perjudica bastante a América Latina, porque si el dólar sube, sube contra las materias primas. Y eso debilita las macros (economías) de todos los países BRIC, excepto China. Eso nos pega indirectamente a nosotros porque ya no está en juego es sólo la variable argentina para manejar el valor del peso y del dólar; también pesa cómo juega el mundo.

En este contexto, la disparidad mantenida en el tiempo genera distorsiones. Por ejemplo, les cuento algo muy curioso que me pasó (en la vida real; no es un chiste): Estaba en Formosa y vi que había un supermercado lleno de gente del Paraguay que vendía sus dólares al precio blue, compraba todo lo que podía y se volvía con un montón de bolsas. Del otro lado de la frontera, el mismo supermercado que le vendió sus productos a la gente que vino a la Argentina, se los recompraba pagando con tarjeta de crédito. Es una ironía, pero es verdad. Esa distorsión, en el tiempo, es difícil de mantener.

Pool Económico: Entonces, ¿piensan que la devaluación es algo inevitable?

Siaba Serrate: Con una inflación del 40%, tener el dólar planchado es muy difícil. Necesitás un programa económico anti-inflacionario que te permita acomodar eso. Como el programa no está, la devaluación es inexorable.

Pool Económico: ¿La recesión detuvo la inflación? Porque vos hablaste de un 40 por ciento.

Siaba Serrate: En el margen puede haber algún efecto, pero las mediciones que uno tiene siguen apuntando a una cifra bastante alta.

Zuchovicki: Lo que se aprendés en Economía es que un país es lo que produce y lo que consume, y hoy Argentina está consumiendo más de lo que produce. El Gobierno dice que es porque los empresarios especulan y no quieren aumentar la inversión ni la producción. Los empresarios, por su parte, dicen que hay más consumo porque hay un montón de subsidios. ¿Cómo se elimina la brecha cuando se consume más de lo que se produce? Importando. Pero para eso necesitás un montón de dólares que hoy no tenés, entonces restringís las importaciones. Y eso empieza a afectar la economía real.

No habría inflación si la gente entendiera que hay que desprenderse de los stocks. Pero si me desprendo de los stocks, ¿con qué me pagás? Con pesos. ¿Y qué puedo hacer con esos pesos? La gente duda y entonces prefiere retener el stock. Y es así como se da eso de que haya recesión (que la economía se quedó) pero no bajen los precios.

Pool Económico: Marcelo Zlotogwiazda dice en El Cronista que el ministro Axel Kicillof está dispuesto a seguir perdiendo Reservas hasta tanto lleguen nuevos dólares, que será en el segundo trimestre del año que viene, porque ésta es la única manera de evitar que empeore la actividad económica.

Siaba Serrate: Bueno, ojalá lleguen esos dólares y también ojalá que lleguen antes. Me parece que se está refiriendo a otros dólares, no a los que llegan con la cosecha.

Pool Económico: ¿A los de China, a los de Rusia?

Siaba Serrate: Tal vez. Están prometidos, pero difícilmente lleguen. Tal vez esté vinculado con la posibilidad de hacer alguna negociación y levantar el default, o con algún financiamiento, hoy en día a tasas de dos dígitos y muy acotado.

El mensaje es claro: no devaluar. El presidente del BCRA dijo que las Reservas están para ser usadas. Eso coincide con lo que dice el ministro. El problema es quemar las reservas, quemar los activos, que no lleguen nuevos activos y estar en una situación peor dentro de tres o cuatro meses.

Pool Económico: El programa financiero del año que viene, ¿le alcanza a la Argentina para pagar lo que tiene que pagar, sin financiamiento?

Siaba Serrate: Hoy los números no cierran por ningún lado. Uno puede cerrar una parte, pero es una frazada corta que deja los pies al aire. Los números no cierran, la inercia es desfavorable. Y, aún si llegan dólares, hay que pensar que, con estos precios internacionales, la rentabilidad -aún en los productos top (soja, zona núcleo, campos propios)- está al borde o negativa. Es una complicación muy severa.

Zuchovicki: Quiero agregar que no son comparables las Reservas de hace diez años con las de ahora. En 2033 teníamos 15.000 millones de dólares de Reservas, un número parecido al de ahora, pero en aquel momento la economía era muy chica. El PBI argentino era muy pequeño. Para el tamaño actual del PBI de la Argentina, con lo que creció en los últimos años, estas Reservas (y no sólo por un tema de deuda) representan un respaldo muy bajo. Hay muchos países que tienen un número parecido al nuestro, pero pueden salir al mercado de crédito cuando quieran. Nosotros no tenemos esa posibilidad.

Pool Económico: Hasta Kenia salió al mercado de crédito.

Zuchovicki: Sí. También Puerto Rico.

¿Qué puede llegar a pasar? Dicen que en lo inmediato habrá una emisión de 6.000 millones de pesos contra Dólar Linked. Eso pude sacar pesos.

Pool Económico: ¿La suba de la tasa de interés para contener la escalada del dólar es una huella en el agua, algo de coyuntura que puede durar un par de semanas como efecto de contención?

Zuchovicki: Estamos de acuerdo en que hoy hay muchos pesos en la calle y pocos dólares. Con esto, se resuelve el problema de la cantidad de pesos en la calle, pero al mismo tiempo se corre el riesgo de enfriar más la economía, algo que no quiere el Gobierno. Porque si sacás de circulación los pesos, los sacás del consumo. Se puede subir la tasa de interés, pero la gente se verá tentada a dejar de consumir y a poner sus pesos en el banco. Por eso, la contrapartida de controlar el dólar es que se caiga más la actividad económica.

Por otro lado, hay que ver si hay o no un plan anti-inflacionario, porque si un banco ofrece pagar un 23% de interés cuando mi percepción de inflación está por encima de ese 23%, voy a pensar que pierdo plata y no me va a interesar la oferta. Si pongo 100 mil pesos y el año que viene voy a tener 123 mil pesos, no sé si es negocio.

Pool Económico: Si la inflación es del 40%, como dice José, sería una tasa muy negativa.

Zuchovicki: Por eso. Pero si pasa del 23 al 26, es una ecuación. Acá está la plata de los inversores institucionales, que me parece lo más importante. Se les puso un tope a los bancos y a las compañías de seguros sobre lo que pueden tener dolarizado (no pueden tener activos dolariazos más allá de los pasivos dolarizados que tengan). Entonces, aseguradoras y bancos tienen un montón de plata en pesos. ¿En qué los invierten? Los pueden poner a tasas de interés o comprar el nuevo Bono que se estaría emitiendo en breve. Pero eso es sólo rotación de dinero, no es plata nueva. Es comprar un activo y vender otro. No cambia la ecuación.

Siaba Serrate: El problema es que hay un exceso de pesos constante, una canilla abierta que hay que cerrar. Los pesos que ya están circulando pueden distribuirse, se pueden llevar de un lado a otro, crear sucedáneos del dólar (que no son dólares pero guardan alguna similitud y que para un sujeto a regulación pueden ser una buena cobertura). Pero persiste el problema de fondo, que está a la vista y que fue reconocido por el Gobierno cuando aplicó el cepo, que va a cumplir tres años. Es una situación que vamos prorrogando y que le ha puesto una losa a la posibilidad de crecimiento de la Argentina. Porque cualquier expansión, inclusive cualquier programa expansivo de gasto, choca con el límite de dólares.

Y los pesos que están presionando, los pesos “de más”, los está creando el propio sector público a través de esos desequilibrios que mantiene a través de todos estos años. Si no se enfoca en resolver el problema de raíz, difícilmente cualquier esquema -incluso el más inventivo- tenga una larga duración. Quiero decir que es una buena idea planchar el tipo de cambio, pero con tasas de inflación de este tenor, la idea durará muy poco. También es una buena idea emparejar la tasa de interés con la tasa de inflación, pero sabemos que hay una política deliberada de controles, de represión, de cepo, y hay poca voluntad para cambiar eso. Así que estas buenas ideas, en el fondo, son pequeñas triquiñuelas que pueden jugar algún rol por algún tiempo, pero será un tiempo muy corto. La situación se agravó enormemente.

Pool Económico: ¿Del cepo se puede salir en 100 días, como dice Massa y su grupo de economistas?

Zuchovicki: Supongo que sí. Lo que quizás falta evaluar es a qué costo. Todo se puede hacer, pero, ¿cuál sería el costo de cada una de las medidas?

Pool Económico: Ellos hablan de algo gradual, de cortarle la cola al gato pero en fetas, no de una sola vez.

Zuchovicki: Eso va a depender de la confianza que se genere y de si entran dólares. Si entran dólares, obviamente se podrá hacer. Pero esto es un tema más político que económico. Parece mentira, pero si bien desde el punto de vista económico la situación de Brasil y de la Argentina luce complicada, al mismo tiempo ambos países tienen la expectativa de cambio político que podría generar ingreso de plata. Es la primera vez en mucho tiempo que se habla de que un cambio político ayuda a salir de una situación así.

Siaba Serrate: De hecho, la perspectiva de un cambio político, de un cambio de régimen en 2016, es el más eficaz de los instrumentos que hay a mano hoy para estabilizar la situación actual. Y eso lo hemos visto en una situación de default con el precio de los bonos, que dentro de todo tienen un valor mucho más alto que en cualquier otro default de la Argentina. Pero hay que ayudar.

La idea de planchar el tipo de cambio es muy buena en el corto plazo porque amaina expectativas y tranquiliza. Pero se siguen quemando Reservas y esto es como el “quemar las naves” de Hernán Cortés. Después hay que ganarle sí o sí la batalla a los aztecas, eh? Porque si te quedaste sin naves y encima te tenés que rendir, la situación es patética.

Pool Económico: Como ya dijo Zuchovicki, se habla de que se emitiría un bono linkeado al dólar. Son títulos de diarios pero todavía no está confirmado. Vanoli habló de 6.000 millones de pesos. Parece poco, ¿no?

Siaba Serrate: A fines de 2011, el Gobierno obligó a las aseguradoras a liquidar su posición de activos externos. En estas semanas, insistió para que vendieran su porción de dolarizados. A principios de año, estabilizó la situación complicada reduciendo el tope de posición en moneda extranjera que pueden tener los bancos. Más tarde volvió a reducir ese tope, en una de las últimas medidas de Fábrega. Ahora que los ha obligado a vender, los va a proveer de vuelta de instrumentos dolarizados para, supuestamente, obligarlos a vender más adelante. El problema de tanto parche, es que ya estamos poniendo parche sobre parche, una y otra vez.

Pool Económico: Hoy la economía es como el techo de una casa con goteras por todos lados. Supongo ustedes dirán que hay que arreglar todo el techo, pero eso no se puede hacer, parece. Entonces, ¿qué gotera hay que reparar primero? Por algún lado hay que comenzar. ¿Cuál tendría que ser, hoy, el tema coyuntural y prioritario de la agenda económica?

Siaba Serrate: Lo que le va a resultar más eficaz es enderezar la cuestión externa, salir de la situación de default y a partir de ahí tener acceso a un financiamiento en condiciones razonables.

Pool Económico: Si el ministro de Economía te contratara como asesor, vos no le recomendarías cerrar el default ahora. ¿O sí? Estamos en octubre, faltan dos meses para enero y el fin de la cláusula RUFO. ¿Le dirías que esperara a enero?

Siaba Srerate: No, la verdad que no. Pero como no me va a contratar…

Entrar en default ha sido un error costoso. Si esto se arregla a principios de 2015, bienvenido sea. Cuanto antes mejor, sobre todo si se evita una aceleración de la deuda, que es un riesgo difícil de medir, pero que existe (si se cae la reestructuración y volvemos a foja cero, sería realmente complicado). Si la cláusula RUFO era un problema -y admito que esa duda podía existir-, lo que habría que haber hecho era plantear la necesidad de levantar la cláusula. Eso requiere de un procedimiento, de tareas de acercamiento con los inversores, pero el Gobierno en ningún momento planteó esa posibilidad. Si la RUFO era un problema, lo que había que haber hecho era plantearle al juez la necesidad de que ayude en la tarea de identificar a los tenedores para buscar el consentimiento que hace falta para quitar esa cláusula del medio.

(En cierta medida, la RUFO es una venganza de las AFJP. Fueron ellas las que incluyeron esa cláusula en el contrato. Las AFJP se nacionalizaron (o el Estado tomó sus fondos) y, como para obtener el consentimiento no cuentan las “tenencias oficiales”, resolver la RUFO fue mucho más difícil.)

Si se hubiera planteado esta posibilidad, a lo mejor no se resolvía, pero al menos se hubiera ganado tiempo. Cuanto más tarde lo arreglemos, peor: el costo del juicio va a ser básicamente igual pero tendremos encima el costo hundido de haber estado todos estos meses en una situación de zozobra.

La cosa cambia si dejamos caer toda la deuda y renegociamos todo de vuelta. Ese es un costo mucho más grande y mucho más difícil de evaluar.

Así que, cuanto antes se ataque este punto, desde lo económico y financiero, mejor. Entiendo que desde el punto de vista político esto ha jugado un rol importante, pero quizás la política tiene otros tiempos.

Da toda la impresión (por los discursos que afloran por todas partes sobre que habrá una negociación el año que viene) de que la cláusula RUFO servirá, de última, como una coartada para explicar por qué entramos en default y salimos después. Pero insisto en que esta cláusula debió encararse de otra manera.

Pool Económico: Claudio, ¿vos también ves que esa es la gotera que hay que arreglar primero?

Zuchovicki: Sí, estoy de acuerdo con José. Una sola cosa para agregar: Políticamente hablando, no sé qué incentivo tiene el Gobierno de arreglar (arreglar efectivamente y no sólo de generar las expectativas de que va a arreglo). Porque arreglamos con el Club de París y no vino plata, ni siquiera de las matrices. Arreglamos con Repsol y no vino plata, a pesar de las matrices del ligado. Entonces, si se arregla ahora con este tema, ¿vendrá plata? Creo que esa es la pregunta. El problema de que no viene la plata, ¿es un problema de la RUFO, de prestarle (o no) a la gestión actual o de la deuda en sí?

Pool Económico: Ok, sí. Pero coincidamos en que, incluso con todos los errores que cometió el Gobierno, si no hubiese pasado esto del default, veníamos encaminados como para que Argentina tuviese otra vez financiamiento.

Zuchovicki: Vos hablaste de parches. La madre de las goteras es el déficit. Y la principal causa del déficit es la política energética, que es donde se va la mayoría de los dólares. Es ahí donde hay que trabajar rápido, porque por ahí pasa la solución. Resuelta la importación de energía, se resuelve el déficit y hasta la falta de dólares.