Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
TSUNAMI: ASISTENCIA AL TURISTA
Samuel Markov, gerente general de Europ Assistance, dijo que "se activaron todas las tramitaciones consulares en los países donde estaban los beneficiarios para posibilitar su repatriación, porque la mayoría había extraviado sus documentos y pasaportes".
1 de enero de 2007
Informe de Pool Económico

El devastador maremoto Tsunami registrado en el sudeste asiático el 26 de diciembre pasado dejó el triste saldo de más de 200 mil muertos, según cifras oficiales. Y además dejará a los sobrevivientes con poco alivio por parte de las aseguradoras.
En algunas regiones de Indonesia, Sri Lanka, India y Tailandia escasea el seguro personal que ha ayudado, por ejemplo, a las víctimas de huracanes en Estados Unidos o de terremotos en Japón a reconstruir sus vidas.
En India, sólo cerca de una décima parte de la población de 1.000 millones de personas tiene seguro de vida. Y en Sri Lanka el seguro es aún menos común. Se cree que sólo los principales hoteles en las zonas costeras del país y los turistas que los visitan tendrían algún tipo de cobertura.
Sí se prevé, según la agencia Fitch, que las aseguradoras en Sri Lanka enfrentarán reclamos por seguros para automotores, pero pocos por casas, dado que la cobertura para tsunamis a menudo no está incluida y las pólizas para daños por inundaciones suelen excluir las averías provocadas por agua del mar.
No es el caso de Tailandia, en donde los grandes complejos hoteleros cuentan con seguros contra todo riesgo. Sin embargo, las zonas más castigadas de Indonesia, cerca del epicentro del terremoto, cuentan con una tasa muy pequeña de asegurados.
Por eso, en comparación con el drama humano y el daño económico total estimado en más de US$ 13.600 millones, los costos para el sector asegurador serán moderados, estimó la agencia Moody´s.
La reaseguradora Munich Re calculó pérdidas por menos de 100 millones de euros. Y el reasegurador Partner Re anunció en un comunicado que el tsunami le costará entre 25 y 35 millones de US$.
Todas cifras muy lejanas a los 40.000 millones que ya los desastres naturales habían costado a la industria del seguro en 2004.

Como se sabe, un porcentaje de los afectados eran turistas que veraneaban en las playas del sudeste asiático. Miles de ellos tuvieron la asistencia del servicio de asistencia al viajero que habían contratado. Para que cuente cómo abordaron el desastre, Pool Económico convocó a Samuel Markov, gerente general de Europ Assistance.
"Europ Assistance tiene el lema de "estar siempre cerca", y dejando de lado la tremenda dimensión que tuvo la catástrofe, pudo llevar a la práctica todo lo suyo en su manera más real y comprobable, y en este caso con la inmediatez enorme que requirió. Nosotros en particular tuvimos activaciones de servicios para cerca de mil turistas, la mayoría de los países de Europa. Una vez que el efecto devastador dejó trabajar a los equipos, se instaló un comité de crisis manejado desde la casa central en París, y se trasladaron desde todas las oficinas de Europa con beneficiarios afectados hasta las oficinas propias que Europ tiene en Singapur. Allí se instaló una oficina de campaña de emergencia", describió Markov.
De las mil personas por las que Europ respondió, cerca de 750 recibieron las activaciones para posibilitar el traslado de personas por sus propios medio: "La gestión de la empresa por este caso fue consular, porque la mayoría había extraviado sus documentos y pasaportes. De manera que la empresa activó todas las tramitaciones consulares en los países donde estaban instalados los beneficiarios. Eso permitía la repatriación por sus propios medios", explicó el ejecutivo.
A cuesta de Europ Assistance el saldo de la catástrofe fue: 750 activaciones de traslados de beneficiarios por sus propios medios, 150 repatriaciones en aviones sanitarios, 23 fallecidos y 40 desaparecidos.
"Frente a una crisis de este tamaño se hizo un relevamiento de la situación de gravedad de los casos porque algunos casos requieren una intervención inmediata o un traslado muy chico (de Singapur a una ciudad más cerca de la crisis, por ejemplo) –explicó Markov-. Una vez que se hizo una primera evaluación, se determinó que había una cantidad de traslados posibles de situaciones graves. A los dos días se dio a disposición un Boing que se tiene para casos de emergencia pero fue reforzado y se remitió directamente a la zona del desastre. Ahí se repatriaron los 150 heridos. Adicionalmente –agregó el ejecutivo-, para distintas circunstancias menores se activaron más de quince traslados sanitarios con jet privado acondicionados como hospitales".
El proceso que detalló Markov activó a 150 empleados del grupo entre médicos, enfermeros y psicólogos para la contención, "porque junto a los aviones venían los familiares de los afectados". El ejecutivo llamó a este grupo de profesionales "un team de crisis".
Para finalizar, Markov dijo que Europ Assistance nunca había tenido una urgencia así: "pasamos por inundaciones regionales pero sin estas necesidades de urgencia. Por suerte rápidamente volvió todo a la normalidad".