Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
GUERRA DE PRECIOS
"La guerra de tarifas existe y, aunque no es generalizada, es altamente peligrosa", advirtió el gerente comercial de La Holando, Hugo Parodi.
1 de enero de 2007
Impulsadas por la fuerte baja de robos de autos que registra el mercado de seguros desde agosto del 2004, que se mantuvo hasta ahora con fluctuaciones del 15 por ciento mensual, lo que les permitió comenzar a recomponer el eterno rojo en su resultado técnico (lo que cobran no les alcanza para cubrir los siniestros y los gastos), las compañías de seguros comenzaron a bajar los precios de los seguros de autos. ¿Hay una nueva guerra de precios? ¿Las incipientes bajas se generalizarán?
Recordemos que el dumping de precio conduce a la ruina. En seguros, las consecuencias de una guerra tarifaria se pagan en el futuro pero se pagan. De las primeras 20 compañías líderes en 1996, 8 se fundieron: Omega, Inca, Lua, Visión, Belgrano, Sudamérica, Instituto Italo y Federación Agraria.
Para hablar sobre la posible guerra de precios y los inconvenientes que esta traería, estuvieron invitados a Pool Económico Hugo Parodi, gerente comercial de La Holando y Carlos Piantanida, gerente comercial de Mapfre Argentina.
Parodi fue muy claro en su primera declaración: "ciertamente la guerra de precios existe. No es generalizada, pero hay un sector del mercado que entró en ese terreno, lo cual yo creo que es altamente peligroso porque en realidad el factor está dado por la reducción de la siniestralidad de robos. En nuestro caso, desde julio del año pasado, la indemnización por siniestros de robo anda alrededor del 50 por ciento. Esto lo vemos como un signo positivo, pero también sabemos que el fundamento de esto es una medida política circunstancial que no sabemos si va a subsistir o no en el tiempo", dijo el gerente comercial de La Holando en referencia al Plan Antidesarmaderos y demás medidas implementado por el Gobierno.
A pesar de que el robo de vehículos bajó, Piantanida aseguró que "la siniestralidad en daños materiales y responsabilidad civil subió". Con el incremento del costo de los repuestos y la mano de obra, y con la suba en un 6 por ciento en la cantidad de muertos en accidentes de tránsito, la pregunta que se plantea es cómo se entiende una baja de tarifas. "El tema es el de siempre –completó Piantanida-: tarifa técnica o tarifa comercial. Para nosotros, una tarifa comercial que esté acorde a los valores de resultados y siniestralidad, está bien. El problema es cuando estamos bajando las tarifas sin sentido. El otro tema es cómo evolucionan la siniestralidad y el resultado en el tiempo. Autos es un ejemplo de que el negocio de una aseguradora es técnico y no financiero. Lo adecuado es tener una tarifa que acompañe también al producto y a los servicios que ofrece ese producto. Nadie quiere cobrar más y vender menos. Todos tenemos que cobrar lo necesario para poder pagar bien los siniestros", concluyó.
"La suba en RC y daños materiales es por lo menos del 30 por ciento. Pero también es cierto que los resultados técnicos y financieros han mejorado mucho –respondió Parodi-. Lo que hay que entender es que esta mejora está basada en fundamentos de decisiones políticas y sabemos que nuestro país no tiene seguridad política. Ojalá sigan estas medidas de lucha contra los desarmaderos y los controles a los vehículos, pero no podemos arriesgar el futuro de una aseguradora por estas circunstancias", especuló.
Según aseguradores y productores, la baja general en robo de vehículos va del 10 al 15 y del 20 al 30 por ciento. Para Parodi esta baja es mucho más notoria en Capital y el Gran Buenos Aires, "que curiosamente son el epicentro de la siniestralidad". Contrariamente, en el interior del país el robo subió en un 50 por ciento. "Eso se debe a que lamentablemente al interior va una compañía que se radica en una zona que está de moda. Va a querer captar mercado con condiciones comerciales muy especiales, y en la Argentina hay una ecuación que no cierra: primas bajas más comisiones altas, no funciona. Lo que hay que entender es que uno no puede dominar la siniestralidad", advirtió.
Y hablando de comisiones altas, sigue el debate: "hay compañías que las están aumentando. Es la vieja política. Pero cero que ya ni los clientes ni los corredores son tontos", concluyó Piantanida.