Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
RESULTADOS E INCISO K
Las aseguradoras dependen cada vez más de los buenos resultados financieros
El resultado técnico registrado por las aseguradoras en sus estados contables a diciembre de 2013 ha puesto en evidencia, una vez más, hasta qué punto las compañías del sector son dependientes de sus inversiones para generar rentabilidad.
21 de marzo de 2014
En el primer semestre del ejercicio 2013/2014, el quebranto técnico alcanzó a $ 5.710 millones, un 86% más que en el mismo período de 2012. Pero el resultado financiero, producto de la rentabilidad de las inversiones, tuvo también un importante incremento del 80% y alcanzó a $ 11.647.

Históricamente las pérdidas técnicas se han compensado con las ganancias financieras, pero observando a cada compañía aseguradora individualmente, esta lógica no siempre se repite.

MÁS INCISO K

Casi en el mismo momento que se registraba el temblor económico de enero/febrero, que derivó en la devaluación y una fuerte suba de las tasas, la Superintendencia de Seguros dispuso que este año las aseguradoras deban ampliar sus inversiones destinadas a los proyectos del denominado Inciso K (compuesto por un total de 94 instrumentos). Esa ampliación ha pasado de un 10% promedio para el sistema asegurador, a un 14,5% (que al 30 de septiembre llegará a un 18% para las aseguradoras de riesgos generales, Vida y Reaseguro).En ese marco existen dudas sobre si aquello que era positivo y rentable en 2013, bajo el nuevo escenario económico continúa siendo de la misma manera.

En 2013 las aseguradoras sobrecumplieron la norma y destinaron a proyectos del Inciso K $ 10.903 millones, que representaron el 11,1% de sus inversiones (el 64% de los 10.903 millones fueron colocados en obligaciones negociables de YPF y otras empresas de petróleo y gas).

Ese sobrecumplimiento fue en el marco de tasas de interés negativas y de un rendimiento de los instrumentos del Inciso K superior a otras inversiones convencionales. Pero ahora que por un simple plazo fijo en pesos se puede conseguir una tasa que ronda el 30%, existen dudas sobre si el menú ofrecido por el Inciso K continúa siendo la opción más rentable para emparejar el rendimiento de las inversiones con la inflación estimada para 2014.

Lo único seguro es que el sector, básicamente por el avance de la siniestralidad, ha empeorado sus resultados operativos y, en consecuencia, aumentado más su dependencia de la rentabilidad financiera. Y esta situación coincide con la ampliación del Inciso K y los cambios en la economía (básicamente, con la suba de tasas)

Lo otro seguro es que por ahora la norma está vigente, estableciendo que al 30 de junio del 2014 las entidades tienen que alcanzar un mínimo de inversiones productivas del 14% para las aseguradoras de Vida, Generales y Reaseguro 14%; 13% para Retiro y 7% para ART. Y al 30 de septiembre del corriente año el mínimo a alcanzar es: Vida, Generales y Reaseguro 18%; Retiro 14%; y ART 8%.