Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
MALA PRAXIS
Por la ola de demandas, "los médicos tienen miedo de actuar y el sistema se empobrece por gastar dinero en estudios y seguros innecesarios o por guardarlo para afrontar posibles juicios", dijo el médico Mario Rimoldi.
1 de enero de 2007
Existe en la actualidad una ola de demandas y juicios por mala praxis médica. Mario Rimoldi, médico traumatólogo, estuvo en Pool Económico para explicar cómo viven esta situación los profesionales de la salud, cómo se protegen y sobre todo cómo afecta al sistema en general.
"El doctor Tobías dijo hace muchos años que una generación de médicos que vive asustada, preocupada y atemorizada, se transforma en una generación de médicos sin ideas, sin iniciativa, sin capacidad de acción permanentemente a la defensiva –comenzó Rimoldi-. Estos médicos viven pidiendo más y más estudios pero no se deciden a actuar porque están aterrorizados. Es como si se tratara de un chico castigado: tiene miedo de actuar porque en cualquier momento puede tener un castigo muy severo, incluso por haber actuado. El miedo se siente a influye gravemente en todo el sistema de salud. Los financiadores, los que ejercen la medicina, los sanatorios, las clínicas, e incluso los sindicatos, está distrayendo en este momento una gran cantidad de fondos en hacer esta suerte de medicina defensiva donde se piden más estudios de los necesarios y en donde todo el mundo preserva una enorme cantidad de dinero por si hay una demanda o para pagar más seguros de los necesarios. Eso repercute en un sistema que ya es pobre y lo hace más pobre todavía", concluyó Rimoldi. Para él, se trata de "una generación de médicos castrada que no tiene imaginación, no tiene ideas, no se anima a hacer algo positivo por miedo a la penalización".
La pregunta que surge para avanzar en este tema es cuáles son las causas de esta ola de juicios. ¿Hay mala praxis real por un nivel médico deteriorado?, ¿la relación médico paciente está fracturada por la desconfianza?, ¿es culpa de la falta de tiempo y la excesiva tecnología utilizada? Para Rimoldi no hay una única respuesta porque según dijo se trata de una suma de causas. "Hasta hace algunos años, el accidente laboral era una gran industria de juicios y hubo que cambiar toda la legislación. Al desaparecer la industria del juicio laboral, apareció la industria del juicio médico. El paciente que ha tenido un problema, o un mal resultado, considera que fue defraudado por el sistema médico. Es cierto que hay muchas malas praxis reales y por eso yo creo que los juicios por mala praxis vinieron para quedarse. Porque esa es una litigiosidad correcta que no tiene que terminar. La gente que no ha recibido el tratamiento adecuado, tiene el derecho de reclamar. Pero si en este momento, el 80 o el 90 por ciento de las demandas son rechazadas por los jueces o las cámaras pertinentes, quiere decir que el 80 o 90 por ciento de las demandas son aventuras jurídicas", sentenció Rimoldi. Para el médico traumatólogo una enfermedad grave es como un auto volcado: que no quede ninguna secuela es muy difícil. "Hay gente que se opera y queda muy bien. Aún así, si le queda una cicatriz, esa puede ser razón de demanda. El médico nunca sabe por dónde va a saltar el juicio. Y a esta altura, médicos, clínicas, obras sociales, y hasta las compañías de seguros, saben que esto hay que cortarlo urgente de alguna manera".
Respecto a la cobertura que les ofrecen a los médicos las compañías de seguros, Rimoldi destacó dos de las dificultades: "el tema más grave que atenta contra la estabilidad de todos los involucrados en el sistema de salud es por una lado la inflación y por otro son los 10 años de tiempo de prescripción de la posibilidad que tiene un paciente para iniciar un juicio. En esos 10 años la inflación puede liquidarnos porque los seguros pueden llagar a ser totalmente insuficientes. Además, en 10 años muchas compañías cerraron sus puertas dejando a los asegurados sin coberturas", concluyó.
Hoy las compañías más activas que brindan cobertura de seguro de RC médica son SMG Seguros, TPC, Prudencia y Noble. Además, operan Sancor, La Segunda, Fata, Rivadavia y Federación Patronal. Fernando Mariona, director de la aseguradora TPC, The Professional Company, también estuvo en Pool Económico y dio algunos números que ilustran el cuadro de situación: "hasta 2001 el monto promedio de las demandas era de 386 mil pesos y el monto de los arreglos era de 29 mil pesos. El 17 por ciento de lo reclamado era efectivamente pagado. Hoy estos números se incrementaron y el monto reclamado está alrededor de los 450 mil pesos. No sólo los montos, sino también la cantidad de demandas son mucho mayores", aportó Mariona.