Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
NEGOCIO ASEGURADOR
"Ahora que el negocio está equilibrado hay una incipiente guerra de precios", dijo Jorge D’Urbano, ejecutivo de HSBC-LBA.
1 de enero de 2007
Para hacer un análisis sobre el negocio asegurador y ver dónde está parado en la actualidad, Pool Económico convocó a Jorge D’Urbano, adscripto a la gerencia general de HSBC-La Buenos Aires.
El primer tema que aparece como un interrogante es si a esta altura la solvencia es un tema superado para el mercado. Al respecto D’Urbano dijo que, "si se toman en cuenta los últimos 10 años de actividad, quizás la solvencia está en un momento bastante bueno". De todas maneras agregó: "esto lo digo aunque los balances reales de las compañías están muy confusos. Es muy difícil evaluar los balances hoy básicamente porque los activos, que son las inversiones, están en un 50 por ciento en préstamos garantizados, y además porque el cálculo de IBNR, que es la reserva técnica, en algunos casos está diferido. Pero en términos generales la solvencia hoy es buena, aunque corre riegos".
Los riegos de los que habló el ejecutivo de HSBC-LBA, se refieren a la situación financiera en títulos públicos que hacen que el mercado esté ilíquido ("aunque hoy no haya una enorme necesidad de liquidez, en el mediano plazo la habrá", aseguró), y a la falta de inversión ("la situación argentina como país no da para que inversores extranjeros sigan apostando", especuló).
Otro de los temas sobre los que habló D’Urbano fue el de la reserva técnica: "respecto el IBNR hay dos etapas. Primero hubo un intento de cálculo hace 6 años que generó el impacto más grande. Las reservas de desvíos siniestrales de 1998 fueron de 800 millones de dólares. Eso se permitió diferir y absolver en 5 años. La segunda etapa es ahora, cuando el cálculo es mucho más exacto y más técnico. Hoy hay dos reservas. Una de IBNR que se calcula por el método técnico de los triángulos, y otra reserva de insuficiencia de primas que también se está calculando. Estas dos cosas son las que deberían haberse hecho siempre", aseguró. Pero así como destacó este punto, D’Urbano también señaló el punto débiles que, a su criterio, habría que corregir en cuanto a reservas técnicas: "tal vez el tema es que la Superintendencia de Seguros de la Nación permite que se saquen los intereses implícitos. La verdad es que esto no es correcto porque en definitiva estas reservas se van ajustando por intereses", señaló.
Por último, D’Urbano también habló de precios y para ello hizo un repaso de los últimos años. Según sus palabras, "2002 fue una catástrofe y en 2003 hubo un ajuste de precios en el que alcanzaron en parte los costos". Pero agregó un dato: "hubo una fuerte disparada del robo de autos entre el segundo semestre de 2002 y el primer semestre de 2003. Esta situación hacía que no se pudiera llegar a junio de 2003 sin hacer nuevos aumentos porque el negocio era absolutamente deficitario. Sin embargo, a mediados de 2003 el Gobierno tomó las medidas anti-desarmaderos que surtieron efecto. Al final, como consecuencia de esas medidas, no fue necesario el aumento. Pero pareciera que en el mercado hay vocación por ir hacia la pérdida, porque ahora que el negocio está equilibrado hay una incipiente guerra de precios", finalizó D’Urbano.

"La Buenos Aires no está ni estuvo en venta"
Jorge D’Urbano, adscripto a la gerencia general de HSBC-La Buenos Aires, aseguró en Pool Económico en que "mundialmente en el negocio de seguros el grupo HSBC está más para comprar que para vender".
"La Buenos Aires no está ni estuvo en venta. Para HSBC seguros es un gran negocio en el que está desde hace muchos años. Hoy trabaja en más de 45 países y tiene primas por 12 billones de dólares. La visión estratégica es duplicar la operación mundial de seguros en los próximos dos años. Además, si hubiese la oportunidad de comprar alguna cartera, estaríamos dispuestos. Mundialmente en el negocio de seguros el grupo HSBC está más para comprar que para vender. Lo que sí hubo fueron interesados en comprar (nuestra cartera), y éstos, ayudados por comentarios de algunos competidores, generaron rumores. Pero no hay ninguna intención (de vender), ni voluntad siquiera de escuchar ofertas", dijo D’Urbano.