Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
RIESGOS DEL TRABAJO
"La percepción del sector es que hay apoyo por parte del Ejecutivo hacia el sistema. Con la Superintendencia el diálogo todavía es incipiente", dijo Mara Bettiol, gerente general de la UART.
1 de enero de 2007
El sistema de ART lanzado en 1996 cuenta hoy con 500 mil empresas afiliadas, 5 millones de trabajadores cubiertos, atendió 3 millones de accidentes y brindó 3.250 millones de pesos en prestaciones dinerarias y médicas. Además, permitió darles previsibilidad al costo laboral para las empresas, porque rompió con la industria de juicios laborales que antes del sistema generó más de 53.000 demandas (de los montos de las sentencias el 45% lo cobraban los abogados y peritos, y el trabajador recibía el 55%).
Mara Bettiol, gerente general de la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART), estuvo en Pool Económico para analizar, entre otras cosas, la arremetida del Gobierno contra el sistema. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, dijo que las ART "no actúan en prevención", que tienen un "déficit en la realización de exámenes médicos", y que dan "escaso o ningún asesoramiento a sus clientes". Por su parte, el superintendente Héctor Verón también lanzó duras críticas: "el sistema actual es vulnerable a la judicialidad porque tiene muchos flancos que las ART deberían corregir".
Según Bettiol, esto debe verse como dos cosas separadas: "con la Superintendencia tenemos amplia coincidencia con los objetivos de promover la prevención y trabajar en forma conjunta para el sistema sea cada día mejor. Las discrepancias pasan más por cuestiones operativas o por normas puntuales reglamentarias. El diálogo todavía es incipiente pero esperamos que vaya mejorando. El otro tema es el Ministerio de Trabajo. Tomada ratificó su vocación por que el sistema funcione y las menciones que hizo pueden estar referidas a casos puntuales. Esto lo digo porque en otras conversaciones destacó los beneficios del sistema como una reforma que le da respaldo a la gente. Tomada nos convocó para que expresemos nuestras inquietudes, junto con el secretario de Seguridad Social, y se generó un marco de diálogo. Finalmente, la percepción del sector es que hay apoyo por parte del Ejecutivo hacia el sistema", aseguró la gerente de la UART.
Puntualmente respecto a la cantidad de juicios que hoy todavía sufre el sistema, Bettiol dijo que, si bien no hay una base de datos centralizada, las estimaciones de la cámara son de entre 3 mil y 3.400 casos de demandas por año: "hubo una drástica caída en la cantidad de juicios respecto de lo que pasada antes con el viejo sistema. Hoy el beneficio es para los empleadores (darles seguridad jurídica para que no estés expuestos a juicios) y para los trabajadores (recibir una cobertura integral y oportuna acorde a las necesidades de cada siniestro). Tenemos encuestas que muestras el alto grado de satisfacción con el sistema por parte de empleadores y empleados y eso se destaca mucho en un contexto en el que todo se cuestiona. Sabemos que el sistema está respaldado por las empresas", aseguró Bettiol.
Los exámenes médicos periódicos son un tema que todavía no está resuelto y la gerente de la UART lo explicó en Pool Económico: "desde 2000 nosotros manifestamos nuestra inquietud sobre lo dificultoso que, para ciertos supuestos, resulta hacer exámenes médicos periódicos. Desde entonces presentamos varias propuestas formalizando un más voluminosa para resolver el tema más urgente, pero hasta el momento no tuvimos una respuesta oficial sobre eso. De todas maneras, los exámenes médicos a los trabajadores se fueron haciendo dentro de lo posible. En los últimos 3 años aumentó en 25 por ciento la cantidad de trabajadores que forman parte de este programa. Hoy, del total de los trabajadores cubiertos, el 81 por ciento está bajo alguna de las acciones que involucra este programa", afirmó Bettiol.
Como el sistema de riesgos del trabajo cumple 8 años de funcionamiento, Mara Bettiol fue consultada sobre cuáles son hoy sus fortalezas y sus debilidades: "Como fortaleza puedo destacar el servicio a los trabajadores en tanto cobertura y a los empleadores en tanto certidumbre. Como debilidad se puede señalar un foco de litigiosidad que hay en algunas provincias. Eso es lo más complicado", finalizó.