Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
PERSPECTIVAS 2004
"Hoy el desafío es llevar a los clientes productos acordes a sus necesidades y a sus posibilidades de financiación", dijo el secretario de ADEAA, Carlos Tanghe.
1 de enero de 2007
Para hacer un análisis de las perspectivas del negocio de seguros patrimoniales para el 2004, Pool Económico convocó a Néstor Abatidaga, gerente general de Sancor Seguros y presidente de la Asociación de Aseguradoras del Interior de la República Argentina (ADIRA); Carlos Tanghe, secretario de la Asociación de Aseguradores Argentinos (ADEAA), Juan Carlos Godoy, presidente de Río Uruguay y vicepresidente de la Asociación de Cooperativas y Mutualidades de Seguros (AACMS). Los directivos de las cámaras que representan a las aseguradoras explicaron cuáles son las principales dificultades que enfrentan y cuáles negocios tendrán mayor desarrollo este año. Además hablaron del control de la Superintendencia de Seguros de la Nación y de los lineamientos económicos del Gobierno de Kirchner.
Al respecto, Godoy aseguró que "en 2001 y 2002 se presentaron cambios fundamental para la Argentina". Dijo que "hoy estamos en un país imposible de imaginar con los problemas financieros y de confianza de entonces". Por su parte, Abatidaga agregó que la fortaleza del Gobierno es que logró activa de una manera muy ágil y rápida el sector productivo, sobre todo el agropecuario: "existe una revolución de las economías regionales pero se debería esbozar una política de crecimiento aprovechando estos momentos de bonanza, porque nuestro país no puede ser soja o petróleo dependiente únicamente. Es una base importante, pero hay que proyectar para adelante", concluyó el presidente de ADIRA.
Carlos Tanghe habló sobre la negociación de la deuda que lleva adelante el Gobierno: "la están manejando bien y de manera lógica. Hay muchas incógnitas relacionadas a los problemas de los escenario financiero pero creo que el tema está bien orientado dentro de las posibilidades que presenta la Argentina", dijo Tanghe.
Ya sobre temas concretos del sector asegurador, Godoy fue consultado sobre cuáles son las principales dificultades que enfrentará la industria de riesgos patrimoniales en el 2004: "El resultado financiero desde ya es una dificultad central. El aspecto financiero de la Argentina es crítico para un asegurador porque no tiene rentabilidad. Intentar hoy alguna ingeniería financiera rara es peligrosísimo", advirtió. Por otra parte, coincidió con Abatidaga respecto a las economías en crecimiento en el interior del país: "ahí es dónde se van a presentar las condiciones de negocio y veo escenarios razonables para seguir trabajando en el interior en el mercado de granizo, por ejemplo, que en particular es muy importante".
Abatidaga, a pesar de que entiende que la industria aseguradora vive un año sin mayores problemas, también habló del "problema de no conseguir resultados financieros positivos que compensen las actualizaciones que van devengando todos los pasivos judiciales". Según el presidente de ADIRA, "estos pasivos se están actualizando con tasas 4 ó 5 veces superiores a lo que se puede obtener de renta de las inversiones". Por otra parte, destacó otra dificultad del sector: el seguro del automotor. "Hay que hacer cumplir las reglas vigentes de obligatoriedad de póliza, de controles y revisiones técnicas de los vehículos", declaró.
Carlos Tanghe estimó cuáles serán los negocios estrellas de 2004: "presenta buenas condiciones de crecimiento todo lo que está vinculado con los seguros agrícolas y con el campo, sector que en este momento está exportando bien en Argentina", definió. Pero según el secretario de ADEAA hay dos actividades que se tendrían que poner en marcha "porque son esenciales para el mercado asegurador: la industria automotriz y las obras públicas". Si estos sectores crecieran, "los aseguradores podrían recoger sus frutos".
Por último, Tanghe habló de la necesidad de diseñar productos a la medida de las necesidades actuales de los clientes: "a partir de ahora la industria aseguradora más que dificultades tiene desafíos y uno de ellos es llevar a los clientes productos acordes a sus necesidades y a sus posibilidades de financiación. No podemos ofrecer productos muy sofisticados, sino aquellos que estén al alcance del argentino medio y lo que hoy necesita".