Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
SEGUROS DE AUTOS
“La industria de los desarmaderos todavía no está desactivada”, dijo Jorge del Pecho, de Federación Patronal Seguros.
1 de enero de 2007
Ejecutivos de cuatro compañías líderes en la venta de seguros para automóviles, contaron en Pool Económico qué está pasando con los robos, y adelantaron si este año habrá o no aumentos de precios en los seguros.

Informe Pool Económico
El parque automotor argentino llega en la actualidad a 6.700.000 unidades.
En 1999 el 66 % del parque automotor estaba asegurado. Hoy sólo cuenta con algún tipo de cobertura el 47 %.
Aunque la ley 24.449 establece como obligatorio el seguro de responsabilidad civil que cubre daños a terceros, circulan sin ningún tipo de seguro 3.400.000 unidades.
El negocio de asegurar automóviles es manejado básicamente por 20 aseguradoras que concentran el 85 % del mercado.
Antes de la devaluación, en el 2001, se robaron en todo el país 64.000 autos. De la mano de la delincuencia, en el 2002 la cifra se disparó un 34%, alcanzando los 86.000 autos robados.
Este incremento de los robos y el rebrote inflacionario del 2002, provocaron fuertes incrementos en los precios de los seguros.
La escalada en el robo de autos recién se detuvo a mediados del 2003, cuando el Gobierno lanzó el plan antidesarmaderos. El plan trajo una inmediata baja del 50% en la cantidad de autos robados, comparado con el 2002.
Hoy a nivel país el número de robos se ha estabilizado, según datos de CESVI Argentina, en cifras similares a las de 2001. Sin embargo, si se analiza sólo el interior del país todavía continúa un 46% arriba.

Jorge del Pecho, jefe de división área técnica y comercial de Federación Patronal Seguros, Daniel Spessot, gerente de riesgos patrimoniales de La Segunda Seguros, Claudio Allende, gerente de la sucursal Buenos Aires de Berkley Seguros y Mariano Devoto, gerente técnico de La Mercantil Andina, estuvieron en Pool Económico y hablaron sobre la siniestralidad y el delito, los precios para 2004, y sobre el proyecto de la SSN de responsabilidad civil.
Respecto al robo de autos, si bien los cuatro ejecutivos reconocieron una baja del 50 por ciento a partir del segundo semestre de 2003 en comparación con el año anterior, también coincidieron en que de ninguna manera han desaparecido los desarmaderos. Del Pecho dijo que “todavía no está desactivada la industria de los desarmaderos porque, aunque hay una rebaja que estabilizó la situación, también se ven picos de crecimiento en zonas donde antes no se registraban tantos robos”. Según él, “es preocupante una posible trasferencia de zonas de la actividad delictiva”. En coincidencia, Spessot agregó que “el traslado de los desarmaderos y del robo es evidente ya que se detectó un crecimiento siniestral en ciudades como Rosario, Mendoza y Córdoba”. En palabras de Allende, “existe una mudanza del delito, por lo tanto decir que desaparecieron los desarmaderos es una expresión de deseo”.
Se les consultó a los especialistas si esta baja de la sinistralidad podría implicar una baja en los precios para este año. El gerente técnico de La Mercantil Andina dijo: “No encuentro motivos ni técnicos ni económicos para que haya una baja de precios”. Por su parte, Allende agregó: “Técnicamente, la gran mayoría de las compañías estamos con un déficit muy importante y el acotamiento de los robos sólo permite recomponer ese déficit”. Por otro lado, el ejecutivo de Federación Patronal avizoró “un panorama de estabilidad en los precios para este año, porque no se ven a futuro cambios importantes que permitan anticipar una rebaja tarifaria”.