Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
JUBILACION ESPECIAL PARA ABOGADOS
Francisco Astelarra, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros, dijo que la creación de estas cajas terminarán desfinanciando el sistema jubilatorio".
1 de enero de 2007
El proyecto de crear una caja de jubilación especial para 40 mil abogados de la Ciudad de Buenos Aires ha generado una dura polémica entre los distintos colegios profesionales y también entre las asociaciones empresarias y de consumidores.
La creación de esta caja jubilatoria está impulsada por el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal y por el bloque radical de la legislatura porteña.
Uno de los puntos más cuestionados es que los abogados deberán aportar a esta caja el equivalente al 5 % de sus honorarios más el 1 % de las costas de un juicio. Como sucede con otras cajas similares que ya existen en el interior del país, estos sobreprecios serán trasladados en forma directa a los clientes de los estudios jurídicos incrementando los ya astronómicos costos de litigar.
Por ese motivo se oponen al proyecto de ley el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires y distintas entidades como la Asociación Argentina de Compañías de Seguros, la Cámara de Comercio y la asociación de consumidores ADELCO.
Para hablar sobre el tema estuvieron en Pool Económico el abogado Guillermo Lipera, del Estudio Bulló, y Francisco Astelarra, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros.
Los profesionales fueron consultados sobre los impactos que tendría en la gente si se aprueba el proyecto. A la pregunta de si todos los ciudadanos que contraten los servicios de un abogado en la Capital Federal tendrían que pagar más, respondieron: "Estimamos que habría un aumento del 7 ó del 8 %. No sólo por juicio sino por consulta. Además, el que pierde en un juicio tendría que pagar un 3 % sobre la tasa de justicia y otro 2 % sobre el monto de costas en general. Eso es mucho más de lo que hoy percibe un abogado, de modo que el monto puede ser incalculable", explicó Lipera. Agregó que con este proyecto la Ciudad se pone en iguales condiciones que el resto de las provincias: "Se pactan honorarios, más aportes de ley". Según el abogado, lo que se haría sería trasladar a la Capital los modelos de contratos de los abogados del interior: "Eso quiere decir que se trasladaría automáticamente un 5 % de aumento al cliente", determinó.
Por su parte, Astelarra dijo que ese aumento tendría un impacto importante en el seguro: "Se nos encarecerían en un 7 u 8 % los honorarios de los abogados que necesitamos para trabajar en los juicios de, fundamentalmente, dos coberturas: RC autos y mala praxis médica. Y esto, a su vez, encarecerá los costos de clínicas, sanatorios y hospitales de Capital Federal", aseguró. Pero una posibilidad real de aumento, como consecuencia del proyecto, está en las primas: "La suba en las tarifas depende de cada cobertura. Por ejemplo, los mayores costos de mala praxis médica son los de transacción y los judiciales. Entonces, si hay un aumento de honorarios de abogados, en esta cobertura habrá un impacto directo fuertísimo -explicó Astelarra, quien tiene una opinión bien definida respecto a este proyecto-. No consideramos justo que una persona, por el solo hecho de tener que acceder o defenderse ante la justicia, termine aportando a una caja de privilegios como esta que están generando. Es inaceptable que terceros no abogados aporten de su bolsillo a las jubilaciones de los abogados de la Ciudad de Buenos Aires. La Asociación cuestiona el artículo 60 de este proyecto que es el que define el modo de financiamiento de estas cajas", concluyó el directivo.
Guillermo Lipera afirmó que "se abusa de una situación de monopolio, ya que nadie puede acceder a la justicia si no es a través de un abogado". Por último, el director ejecutivo de la Asociación Argentina de Compañías de Seguros, agregó que "en un momento en el que se plantea la modificación del régimen jubilatorio, en el cual la tendencia lógica sería generar un sistema único, aparece en total contrasentido aplicar nuevas cajas que van a terminar desfinanciando el sistema en general".