Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
JUICIOS DEL SECTOR ASEGURADOR
El valor de las sentencias en Capital Federal, cada vez más alto
En CABA durante 2011 hubo más de 140 sentencias de primera instancia por siniestros con incapacidades físicas cuyas indemnizaciones se establecieron cerca de los 126 mil pesos por juicio. Los siniestros con muertes sumaron 13 casos con un promedio de sentencia de más de 320 mil pesos. “Si a esto se suman los intereses (40% aprox.) y las costas y honorarios (40% o 50% aprox.), el total suena bastante más alto que el promedio reservado por las compañías”, advirtió Carlos Vitagliano en Pool.
25 de septiembre de 2012
El contador Carlos Vitagliano, socio del estudio Tranmed, hizo en Pool Económico un análisis de los valores de las sentencias de primera instancia de Capital Federal.

Vitagliano: Siempre estamos discutiendo cuánto vale el punto de incapacidad, pero nosotros hablamos del riesgo judicial, de tratar de edificar el futuro escenario. Dentro de esto hay varios puntos para encarar. Uno es el de los baremos y cómo se puede colaborar para establecer un baremo que sea utilizado por los peritos oficiales y que las jurisdicciones provinciales se concentren para determinar que ése podría ser un marco, aunque no exacto. La idea es que no haya diferencias cuando te sentás a intentar reparar un determinado daño físico o el deceso de alguien en un siniestro.
Intentamos buscar cuál sería un parámetro que realmente fuera objetivo, y no fueran sentencia que yo o cualquiera de mis colegas tomamos para decir si fue muy alta o muy baja, ya sea en daño material, muerte o daño físico.
Así, lo único que tenemos a la vista son las sentencias de Cámara de la Ciudad de Buenos Aires. Las diferentes Cámaras están compiladas y divididas y tienen datos que podemos extraer cuando tenemos un caso particular para ver si hay similitudes.
El resumen es que para nosotros en siniestros donde hay incapacidades físicas, para el año 2011, tenemos más de 140 casos de sentencia de primera instancia con sentencia de Cámara. La indemnización total determinada fue cercana a los 126.000 pesos por juicio. En general estos casos tienen una antigüedad en primera instancia de dos a tres años más una antigüedad en Cámara de un año. Entonces consideramos que esta cifra podría tener intereses por un 40% adicional. A esto, además, hay que sumarle un 40% o un 50% de costas y honorarios. La verdad, entonces, es que las cifras suben considerablemente.
Para el caso de muerte tenemos 13 casos compilados. Se trata de personas de todas las edades, características e ingresos. Esas 13 muertes dan un promedio de sentencia de más de 320.000 pesos. Si a eso le sumamos los intereses y las costas y honorarios, la verdad es que suena bastante más alto que el promedio reservado por las compañías. Esto, entonces, de alguna manera es una luz.
Lo más importante de todo es que en el 100% de las sentencia de daño físico hay, además, daño moral. En el 50% más, hay daño psíquico o psicofísico. Entonces, para mí hablar del punto de incapacidad es un concepto demasiado global. Creo que para cada caso debe establecerse un horizonte y analizarse el caso puntual profundamente para tratar de darnos un parámetro que nos sirva para en sede extrajudicial, o en sede de mediación, o en la primera parte de la sede judicial, tratar de recomponer el daño con algo sea justo y objetivo y que todas las partes lo miremos de la misma manera.

Pool Económico: Debería darse un cambio de paradigma para que los abogados dejen de pararse en el punto de incapacidad.


Vitagliano:
Si hoy hablás con varios gerentes de compañías, verás que están azorados por los montos de las sentencias. Entonces yo les explico que tiene que ver con todo esto. Seguimos creyendo que tenemos el librito… y es lo mismo que pasa con los baremos médicos. Tomamos un baremo, lo achicamos lo más que se puede, nos congraciamos con las compañías y después no podés llegar a un punto de equilibrio excepto en los casos en los que actuás muy ágilmente.
No vale la pena mentirse. La realidad es que hay que edificar un horizonte que no sólo tiene que ver con eso sino con la determinación de la responsabilidad, los elementos que tenés a favor y muchas cosas más que son importantes.
El corolario es que siempre tiene que estar por encima de tu análisis, siempre tiene que estar mirando qué es lo que te va a pasar en esa jurisdicción. Por ejemplo, en los siniestros por incapacidades en casos de ingresos altos, sabemos que no es lo mismo estar en Córdoba o Río Negro que en cualquier otra jurisdicción del país a la hora de que un juez cuantifique el lucro cesante. No es lo mismo un siniestro en un lugar que en otro.
Es importante que todo eso se tenga en cuenta. Por eso nosotros siempre hablamos de celeridad, pero con la mayor responsabilidad jurídica.
Te doy un dato más: si vos mirás esas sentencias de incapacidad física, están dando un promedio de 10% con un promedio de punto de incapacidad de 15.000 pesos.
Y lo mismo va a pasar con Riesgos del Trabajo. No creo que la nueva ley solucione el problema. Tenemos que sentarnos con los jueces (y con sus ayudantes, colaboradores y peritos) para determinar un marco con el que todos estemos de acuerdo para que todos podemos prever el resarcimiento y poder trabajar mejor.