Suscríbase y reciba gratis nuestro newsletter y alertas de noticias en su casilla de e-mail
-
RACLAMOS JUDIALES EN VIDA Y RETIRO
-
1 de enero de 2007
La pesificación asimétrica decretada durante el gobierno de Duhalde produjo un daño irreparable en la industria de los seguros de vida y de retiro.A las compañías les pesificaron sus activos líquidos depositados a plazo fijo, les pesificaron sus préstamos garantizados y el Estado declaró el default sobre los títulos públicos que representaban más de la mitad de las inversiones de las aseguradoras.Para mayor confusión de las compañías y de sus clientes, el gobierno firmó tres decretos contradictorios. Primero, el decreto 214, que estableció que todas las deudas en dólares podían cancelarse a razón de un peso por dólar.Luego firmó el decreto 558, que le otorgó a las aseguradoras de vida y de retiro la posibilidad de fijar un cronograma para la cancelación de sus obligaciones con asegurados.Finalmente, se emitió el tercer decreto, el 905, estableciendo que se debían respetar los términos originales de los contratos en dólares cuando la póliza había sido garantizada expresamente por la casa matriz de la entidad.Esta maraña legal ha dado origen a múltiples reclamos por parte de usuarios que se consideran damnificados. En dos medidas cautelares contra la compañía Siembra Retiro, el juez Páez Castañeda forzó el pago de rescates en dólares.A su vez, la jueza María Elsa Uzal dispuso la devolución en dólares a cuatro titulares de pólizas de Siembra porque, de acuerdo al fallo, el contrato estaba garantizado por la casa matriz; es decir por el Citigroup.